como encontrar pareja
como encontrar pareja
como encontrar pareja

¿Cómo encontrar pareja?

Si has llegado hasta aquí es que te estás preguntando porque encontrar pareja y acertar en la decisión no te ha resultado fácil. Antes de empezar, decirte que un ligue de una noche o una aventura pasional de unos días no lo cuento cómo pareja 😉

Con el termino pareja me voy a referir a una persona que comparta contigo unos vínculos emocionales y racionales que nada tienen que ver con un ligue de una noche, sino una relación más profunda en el tiempo y en sentimiento.

Te explicaré las 7 claves básicas para que encontrar pareja sea el resultado de un buen trabajo personal y no depender de factores que escapen a tu control.

1. Antes de amar a nadie ámate a ti mismo.

¿Te has preguntado cómo hacer para que ése alguien que te gusta se fije en ti? Es muy probable que te hayas pasado horas centrando toda tu atención en su persona. Todos tus anhelos e ilusiones se centran en él o ella. Es un mini dios que decide lo que es bueno y malo para ti en ésta vida, para llegar a estar cerca suya estás dispuesto a hacer lo que sea necesario. Has estudiado sus comportamientos, dónde va, qué hace, hasta si le gusta el helado de avellana o prefiere el de fresa con tal de obtener su amor.

Muy bien te felicito podrías ser un buen agente de marketing, otro aprendiz más de escritor para wikipedia y es muy probable que puedas escribirle la mejor biografía que jamás nadie le ha escrito. Por cierto ¿Dónde quedas tu?, te conviertes en seguidor, en un follower más para agrandar su autoestima.

Céntrate en ti.

Mientras tienes la cabeza centrada en esa persona te has despreocupado de la persona más importante de éste universo, que eres tu. Céntrate en ti, antes de amar a alguien dedica siempre un espacio de tiempo en alimentar tu autoestima, ordena tu espacio vital, aquello que te hace especial único e intransferible: Cuida tu cuerpo, tu mente, disfruta de tus aficiones, ordena tus metas y ve a por ellas. Ámate con toda tu fuerza, dedícale cada mañana un tiempo al ser más esplendoroso que la tierra ha visto nacer, tu mismo. Levántate cada mañana, mírate al espejo y sonríele con actitud ganadora y felicítate por lo genial que eres.

Las listas.

Te recomendaría escribir una lista con todo aquellos elementos positivos que te definen. Al principio puede que te cueste, pero a medida que lleves un poco de práctica esa página irá creciendo sin parar. Ten la lista cerca de ti, en la mesa escritorio, al lado del espejo o en algún sitio que la puedas ver fácilmente. Una buena inyección de positivismo hará que tu belleza cómo persona irradie por los 4 costados. Te convertirás en una persona con alto valor y cómo tal apetecible para el resto de humanos.

Ser un líder de ti mismo.

Cuánto más cuides tu parte física y mental adoptando actitudes ganadoras más fácil será que el chico o chica que te gusten se queden prendados por ti. Ya no eres un seguidor, eres líder de tu propia persona, despiertas un encanto especial que hace que te sea más fácil encontrar personas con características parecidas a la tuya sin tener que estar mendigando el amor por más que sea Scarlett Johansson o Brad Pitt.

2. Comparte sin esperar nada a cambio.

Cuándo hagas algo por alguien no esperes que sea devuelto con la misma intensidad. Habrá veces que todo aquello que habrás dado no será correspondido cómo esperabas. Preocúpate que lo que des sea siempre en la medida de tus valores y economía. No hagas nada que luego implique pedir favores o hipotecarse emocionalmente en un proyecto personal en que no creas.

Si haces las cosas por tu voluntad ayudando a otras personas, compartiendo tu tiempo, espacio y aficiones te sentirás a gusto con tu entorno, y el universo te lo devolverá de una forma u otra. Créeme estamos más interconectados de lo que pensamos. Cómo viajero solitario lo he podido comprobar en innumerables ocasiones en momentos dónde todo parecía complicarse alguien aparece para cambiarlo todo.

El amor está en cada paso que haces, encontrar pareja implica no ensimismarte en un mundo cerrado, es ver que estás rodeados de posibilidades, algunas de ellas sin explorar. Compartir lo cambia todo.

3. Desarrolla todo el potencial en las aficiones y trabajo que te gusten.

Cuánto más hagas más querrás hacer y cuánto menos hagas más difícil será tener un asiento libre en el tren del amor. Trabaja en lo que te gusta, disfruta de tus aficiones, conéctate en el campo del amor. Encontrar pareja significa cultivar otros aspectos de tu vida con la misma pasión: Desarrolla todo tu potencial en aquello que te gusta, y en tu mundo laboral; en definitiva volverte una persona que tenga un mundo irresistiblemente atractivo a su alrededor.

Recuerda que el enamoramiento se basa en la pasión…. ¿Cómo se va enamorar alguien de ti si no tienes un universo lleno de emociones?. Fíjate en todas aquellas personas que te atraen e idealizas. Estoy seguro que en todas ellas encuentras unapersona con la que te gustaría vivir las mismas emociones o compartir su trabajo. No creo que te enamores de alguien que no tenga ganas de hacer nada o te cuente su trabajo cómo si fuera un formulario.

Así pues ya sabes, vive la vida que soñaste, la pareja se sumará a tu carro, sólo es cuestión de tiempo 😉

4. Utiliza todos tus sentidos cuándo estás con él o ella.

Tener la oportunidad de estar con aquella persona que te gusta es algo increíble así que no desaproveches la ocasión. Es importante para ello que tengas en cuenta los 5 sentidos, cómo ya te apunté en cómo ligar en un speed dating. Las personas nos movemos por sensaciones, muchas veces en sólo 5 segundos te has hecho una idea de si con aquella persona compartirías un viaje romántico a Bora Bora o no te irías ni a la panadería de la esquina. Así pues conoce los 5 sentidos:

Vista:

Trabaja en un vestuario que te defina cómo persona, en función de quien eres y que quieres transmitir encontrarás aquella persona cercana a ti. Por poner un ejemplo, si te gusta la estética gótica y vestir de negro no hagas inventos a última hora y te disfraces de algo que no eres. Un estilo se construye con tiempo, el vestuario que lleves te definirá cómo quien eres y serás fácilmente localizable.

Olfato:

Busca un perfume que vaya bien contigo, no porque sea una marca anunciada mil veces en televisión tiene que encajar contigo. Los perfumes son algo muy personales y lo que puede ir bien a otros puede que no vaya bien contigo. Depende de lo que quieras transmitir y de tu olor corporal te sentarán mejor unos u otros.

Gusto:

La boca es uno de los puntos más importantes en la comunicación. Si tu aliento huele a mil demonios ten por seguro que no se acercará a ti aunque todo lo demás sea impecable. Recuerda cepillarte los dientes, utilizar complementos cómo un elixir bucal, chicle o un caramelo. En el caso que seas fumador/a lo mejor sería dejarlo, pero si te resistes a ello por favor no combines cigarrillo con café es de los peores sabores que puedes encontrar. Sobre todo hidrátate bebiendo mucha agua, no hay nada pero que un fumador que su boca huele a cenicero.

Tacto:

Las distancias tienen que ser las necesarias en todo momento. Si la conversación es amena y notas que la otra persona está bien contigo puedes establecer un contacto físico sutil. De la misma forma que con las amistades el contacto es mutuo siéntete relajado para ir avanzando a medida que la situación lo requiera. Recuerda que es cosa de dos, así que siempre que él o ella esté cómodo avanza, sino para. Te puede pasar dos cosas, que vayas tan lento en tener contacto físico que la persona te vea cómo alguien parado o que te vea cómo un salido. Las dos formas son contraproducentes. Notarás si es bueno avanzar o parar en función de las reacciones que tenga hacia ti.

Oido:

Escucha bien que te dice y cómo te lo dice, tendrás una prueba irrefutable de si está o no interesado/a en ti. La voz y la cadencia pueden estimularte a poner más leña al fuego o por lo contrario a poner tierra de por miedo. Te habrá pasado más de una vez que no te puedes resistir a alguien que te dice algo de una determinada manera; puede que no sea exactamente lo que dice sino que la forma en que lo dice te vuelve loco/a. Pueden decirte un simple “ven aquí” con una voz aterciopelada que dejarás todo lo que estás haciendo para ir allí directamente.

Cuida tu voz, tus pausas, silencios, y los momentos… y verás cómo transitarás por un laberinto de emociones. Por curiosidad haz una comparativa entre las voces de doblaje y los actores y actrices que  representan, alucinarás al descubrir que esa voz de doblaje que te enamora corresponde a otro físico completamente distinto al que te imaginabas.

5. Dedica parte de tu tiempo en el campo emocional.

A la hora de encontrar pareja es importante que tengas en cuenta tener una buena higiene emocional. Descubre que emociones te sirven cómo lanzadera en tu vida personal y cuáles actúan cómo obstáculos. Fíjate si la “mochila” que llevas cómo propia es el reflejo de comentarios negativos producidos por terceras personas, ex parejas, familiares o “amistades».

Las personas tóxicas están en todos lados. A veces sin darte cuenta se te pueden pegar cómo una lapa alimentándose de tu proximidad y vertiendo comentarios negativos que nada tienen que ver contigo minando tu confianza. Ser un títere a manos de terceros dependerá de ti.

Quien eres y quien no.

Identifica cómo eres realmente, que es tuyo y que no lo es. Te ayudará sentirte mejor y a poder elegir a aquella pareja que se ajuste más a lo que realmente quieres. Cómo sientes y cómo quieres sentir depende de ti mismo, de nadie más, dile adiós a las personas tóxicas, dependientes, y codependientes, vengan de dónde vengan.

Una mejor higiene emocional te llevará a encontrar una pareja sana que esté tu mismo nivel.

6.Define tu escala de valores.

Encontrar la pareja de tu vida no es tarea fácil. A medida que pasan los años más selectivo te vuelves con las personas que conoces. Dónde antes veías algo distinto o te entraba la curiosidad ahora lo valoras cómo un defecto. El inconveniente es que a más años hay menos “peces” en el mar y ser más cortante con las personas que se te acerquen tampoco te beneficia. En el punto medio estaría el equilibrio.

Es bueno que definas ciertos valores que son básicos para ti sea cuál sea la edad para no encontrarte que sueñes con chupetes y biberones y tu pareja sólo piense en viajar por medio mundo. Muchas de las relaciones que luego han fracasado podrían haberse evitado si la escala de valores se hubiese puesto en relieve al conocerse.

En el otro extremo es que te conviertas en un obsesivo del todo tiene que cuadrar. Por mucho que quieras no hay alguien igual que tu, lo siento eres único e intransferible y por más juguetitos que hayan inventado para darse placer a uno mismo, no cambiará al amor que puedas sentir por alguien con algunas peculiaridades distintas.

                                                          7. Ni muy rápido ni muy lento.

Se constante y perseverante. Ser un hombre o mujer de acción requiere una buena medición de los tiempos.

Cuándo conozcas a alguien es importante que todo fluya con naturalidad, no le agobies con planes de futuro ni proyectos lejanos. Escúchale, diviértete y olvida de traer el manual aprendido de cómo ser un buen chico o chica. Todo lo que tienes está delante de tus ojos, sólo vive el momento, es lo único que hay. Pensar en el pasado y el futuro cuándo tienes un mundo delante es malgastar el tiempo, lo más preciado que tienes es ése instante.

Algunas veces el momento con la otra persona te pedirá calma y escucha, reduce la velocidad para centrarte en esa emocionante experiencia que compartís, saborea ese helado de mil gustos que se derrite en tu boca mientras te muestra una impresionante puesta de sol.

En otros momentos te pedirá acción, su mirada, esos labios que se muerden mientras sus manos no saben dónde ponerse…te indica que hay que poner una marcha más. Es ahí dónde tienes que ser rápido/a para que el momento tenga su continuidad…acércate si te da argumentos, avanza posiciones y demuéstrale que tu también estás en la misma sintonía devolviéndole con otro movimiento. Si en esas jugada que hace la otra persona no reaccionas, considerará que no quieres lo mismo y el momento se derretirá cómo un azucarillo en el café convirtiéndote con suerte en sólo su amigo.